Anomalías de refracción visual

Los vicios de refractarios, también conocidos como vicios de refracción, son una serie de patologías que entorpecen la visión de los pacientes que los padecen.

Los vicios de refracción son:

  • Presbicia.
  • Astigmatismo.
  • Hipermetropía.
  • Miopía.

El motivo de aparición de estas patologías no está demasiado claro, pero se ha demostrado que, en algunos casos, hay herencia genética asociada, mientras que, para otros, se relacionan directamente con el desarrollo y el envejecimiento de los pacientes.

Tratamiento para los vicios de refracción

De acuerdo a lo aclarado, los vicios de refracción, en general, son un motivo muy frecuente de consulta, y su tratamiento no va a depender del vicio refractario, sino que del grado de discapacidad visual que tenga el paciente.

Entonces, para determinar si el paciente va a requerir anteojos, lentes de contacto o una cirugía, debe visitar al oftalmólogo y realizarse una evaluación completa que ayude a definir la mejor corrección para mejorar su visión.

Dicha evaluación se hace en consulta y consiste básicamente en la toma de la agudeza visual, es decir, se mide la visión del paciente, tanto de lejos como de cerca y posteriormente se le hace un examen con un microscopio, para evaluar el polo anterior y la retina de cada ojo.

Cirugía para los vicios de refracción

En general, la cirugía refractiva se divide en dos grandes grupos: con láser y con lente intraocular.

Según el oftalmólogo, la elección de la cirugía va a depender de cada paciente, puesto que, para optar por una de estas dos alternativas, se debe evaluar el grado de vicio de refracción que tiene, la edad del paciente y otras características anatómicas del ojo, principalmente el polo anterior.

Se trata de una cirugía ambulatoria, para la que se utiliza anestesia local tópica (en gotas), puesto que las técnicas que se desarrollan son tan avanzadas que permiten sólo mantener sedado al paciente.

Sobre el post operatorio, se sostiene que “los pacientes se van con un cono protector transparente, en la casa se lo pueden sacar y usar lentes oscuros los primeros días, además de gotas antibióticas, gotas lubricantes y no faltar a los controles oftalmológicos” y agrega que, a pesar de que puede causar molestias que irán mejorando, pueden utilizar pantallas durante los primeros días.

En términos generales, un paciente puede ser candidato a cirugía refractiva cuando tiene más de 21 años de edad, su vicio de refracción está estable y sus ojos sanos.

Leave a comment